Hoy en día, el reciclado de la chatarra de acero posee una importancia tan significativa como la obtención de acero crudo o primario, con el objeto de preservar las fuentes naturales y proteger el medioambiente. Nuestros clientes utilizan hornos de arco eléctrico para reciclar la chatarra de acero para producir acero. En este proceso se genera un residuo peligroso llamado “polvo de acero”. Befesa gestiona y recicla este residuo peligroso.

Comparado con el proceso clásico Waelz, la tecnología patentada “proceso -Waelz SDHL”, aplicada en las 5 instalaciones de Befesa en España (Befesa Zinc Aser S.A. U), Alemania (Befesa Zinc Duisburg GmbH, Befesa Zinc Freiberg GmbH), Corea del Sur (Befesa Zinc Korea, Ltd.), Turquía (Befesa Silvermet S.L.) y Francia (Recytech S.A.), ha sido denominada como la mejor técnica disponible (Best Available -Technique, BAT), por los grandes beneficios que ofrece.

El proceso Waelz SDHL se compone de las siguientes etapas:

 

Polvos, lodos, tortas de filtro y otros residuos que contienen zinc, enviados por nuestros clientes, con distintas composiciones, son inicialmente almacenados en silos cerrados o nichos cubiertos. La capacidad de almacenamiento intermedio es equivalente a aproximadamente a uno o dos meses de producción, dependiendo de la instalación. En la primera fase, estas materias primas se mezclan y peletizan con agua, coque y cal, para garantizar una alimentación homogénea al horno Waelz. Los micropelets alimentan el horno bien directamente o bien desde un almacenamiento intermedio. La temperatura de operación del horno es de aproximadamente 1.200 ºC, a la cual, todos los compuestos volátiles, principalmente zinc, pasan a fase gaseosa y se re oxidan a óxido Waelz. Entonces, en las instalaciones de tratamiento de gases emitidos, el óxido Waelz se retorna a estado sólido, siendo vendido posteriormente a la industria del zinc como materia de alimentación secundaria.

Mediante la adición selectiva de aire a la carga al final del horno, la mayor parte del hierro reducido durante el proceso, se reoxida a óxido de hierro (FeO). El calor producido -en la oxidación es aprovechado para precalentar el aire fresco que entra, aportando por tanto la energía térmica necesaria para el proceso químico en la zona de reacción. Gracias al desarrollo de esta tecnología, proceso SDHL,  ha sido posible optimizar la eficiencia de esta etapa, con respecto al proceso Waelz convencional.

Las plantas Waelz de Befesa Zinc Aser. Befesa Zinc Freiberg y Befesa Zinc Gravelines realizan los lavados -en dos  o tres -etapas, para purificar el óxido Waelz -.

La escoria producida puede ser utilizada como material de construcción para aplicaciones en la industria del cemento y como agregados bituminosos. En España, se utiliza bajo su marca - Ferrosita®.