El polvo de molienda de acero inoxidable, escamas y otros residuos de producción que contienen cromo y níquel, se expiden en contenedores y big bags por barco, tren o camión, a un almacenamiento intermedio. Esto posibilita transportar el polvo sin riesgo de dañar el medioambiente. La capacidad de almacenamiento está diseñada para - dos -/ tres meses de producción.

En la siguiente etapa, el polvo se mezcla con aditivos, haciéndose -briquetas. Estas - briquetas se transportan a otro almacenamiento intermedio, de donde se -envían a la  alimentación -del horno de arco eléctrico, junto con otros materiales como coque y formadores de escorias.

El horno de arco eléctrico se sangra varias veces al día; a continuación se somete a un proceso de separación gravimétrica, por el cual se consigue separar la fase metálica de la escoria. El metal así recuperado se retorna a los clientes en forma de bloques grandes o bien se vende en el Mercado. En cuanto a la escoria, ésta puede ser utilizada en construcción de carreteras o material de relleno en depósitos.

 En cuanto a los gases generados durante el proceso, son limpiados mediante un sistema multietapas de limpieza.