Hoy en día, el reciclado de chatarra de acero tiene una gran importancia, al reducir de este modo la extracción de acero crudo, preservando las fuentes naturales y protegiendo, por tanto, el medio ambiente. Aproximadamente, el 40 % del acero producido en Europa procede de chatarras de acero recicladas mediante el proceso de horno de arco eléctrico (proceso EAF). Los gases emitidos durante el proceso son tratados y limpiados, llegando a recoger de 15 a 20 kg de polvo por tonelada de acero producido. De la producción anual en Europa de polvo EAF así obtenido, que contiene zinc, aproximadamente el 70% se recicla en el proceso Waelz.

El proceso SDHL Waelz, - patentado -, es el resultado de la mejora continua llevada a cabo dentro de la organización, a través de la innovación y optimización del clásico proceso Waelz. Especialmente, en la preparación de la alimentación, índices de recuperación y en la optimización del consumo de energía.

Los procesos de reciclaje realizados en Befesa Servicios de Reciclaje de Polvo de Acero se consideran como las mejores tecnologías disponibles (“Best Available -Technique” (BAT)), como así lo asevera el BREF de referencia “Reference Document on Best Available Techniques in the Non-Ferrous Metals Industries”, desarrollado a instancias de la Comisión Europea.

Además, este proceso tiene importantes beneficios medioambientales, ya que por un lado se evita el vertido de este tipo de polvo y por otro lado, se reduce la cantidad extraída de zinc primario que procede de la minería.

Gracias a la actividad de Befesa Servicios de Reciclaje de Polvo de Acero, se reciclan más de 650 miles de toneladas de polvo crudo EAF, polvo de acero inoxidable y otro tipo de residuos que contienen zinc, al año. Desde 2012 Befesa Servicios de reciclaje de Polvo de Acero opera una planta de lavado en el norte de Francia, que mejora aún más la calidad el óxido Waelz.